Buscar
Síguenos
Buscar
Síguenos
Los valores humanos: Su práctica

Los valores humanos: Su práctica

La puesta en práctica de los valores humanos es una decisión personal, aunque éstos comienzan a formarse desde temprana edad y cada quien le da un sentido propio. Unas veces más consciente que otras, eres tú quien decide la actitud y la manera de comportarte frente a las demás personas y frente a las oportunidades, las dificultades o las responsabilidades. Decides asumirlas o eludirlas.

El concepto de valores abarca contenidos y significados diferentes y ha sido abordado desde diversas perspectivas y teorías. En sentido humanista, se entiende por valor lo que hace que un hombre sea tal, sin lo cual perdería la humanidad o parte de ella. El valor se refiere a una excelencia o a una perfección. Por ejemplo, se considera un valor decir la verdad y ser honesto; ser sincero en vez de ser falso; es más valioso trabajar que robar.

La práctica de los valores desarrolla la humanidad de la persona, mientras que el contravalor lo despoja de esa cualidad. Desde un punto de vista socio-educativo, los valores son considerados referentes, pautas o abstracciones que orientan el comportamiento humano hacia la transformación social y la realización de la persona. Son guías que dan determinada orientación a la conducta y a la vida de cada individuo y de cada grupo social.

Conservar las tradiciones de una comunidad o de un país significa practicar las costumbres, hábitos, formas de ser y modos de comportamiento de las personas. Este conjunto de saberes y experiencias se transmite de generación en generación por diferentes medios.

Los niños aprenden de los adultos y los adultos de los ancianos. Aprenden de lo que oyen y de lo que leen; aprenden también de lo que ven y experimentan por sí mismos en la convivencia cotidiana. Cultura y conciencia de los valores son expresiones que significan la misma cosa. 

Por tanto, los valores son nuestra guía a lo largo del camino. Son la base para dar los pasos más simples y sencillos, y a la vez firmes y profundos, que afirman la vida. Nos permiten distinguir el camino correcto, verdadero y adecuado, del incorrecto, falso e inadecuado y así, por medio de nuestro desarrollo personal y social, podemos tener la capacidad de elegir lo correcto.

Los valores humanos

Cuando nuestras decisiones están guiadas por los valores, encontramos paz en nuestro interior y generamos armonía a nuestro alrededor. Cuando tomamos conciencia de nuestros valores y nos tomamos el tiempo para aplicarlos, nuestra vida compartida puede cambiar profundamente.

Para cultivar los valores, se requiere la práctica continua de estos en la vida cotidiana. Independientemente de las situaciones que enfrentemos, se debe practicar y vivir los valores como la base de la sana convivencia.

Los valores en la vida cotidiana se transmiten gradual y constantemente mediante una gran cantidad de eventos que suceden a diario, en los cuales todos somos protagónicos, y en donde se requieren nuestras acciones visibles, como por ejemplo, el observar una dama detener su vehículo en una congestionada ruta de tránsito vehicular para salvarle la vida a un perro, ante un sin números de personas; eso nunca se olvida, esas son las llamadas héroes en silencio, dignas de admirar, al punto de inspirarnos para hacer el bien por los demás.

Los valores humanos esenciales para una sana convivencia

Existen cientos de valores morales que guían a los seres humanos; y, a menudo, podemos comprender algunos de ellos como prolongaciones de otros, tales como la crítica constructiva de la empatía o de la sensibilidad; por ello, si bien resulta imposible establecer una lista jerárquica de todos ellos por su importancia, sí podemos citar aquellos valores humanos a los que damos más importancia como sociedad.

  • La bondad es uno de los valores humanos más generales de nuestro ser. Puede traducirse en cientos y cientos de miles de acciones según cada contexto, pero siempre recoge el deseo de hacer el bien, tener buenas intenciones con el resto de las personas, ser amable o ayudar en la medida de nuestras posibilidades.
  • El respeto es un valor que permite al ser humano reconocer, aceptar, apreciar y valorar las cualidades del prójimo y sus derechos. Implica reconocer en sí mismo y en los demás los derechos y las obligaciones, por eso suele sintetizarse en la frase: “No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”
  • La solidaridad es uno de los grandes valores humanos de nuestro tiempo, es el sentimiento y el principio que nos permite ayudar a cualquier ser humano en cualquier momento, en especial, en situaciones de desamparo, y creemos que recoge muchos de los valores humanos a los cuales nos podríamos referir, como la bondad, el amor, la humildad o la empatía. Porque creemos que aprender sobre ellos es una buena forma de crecer como personas, y ayudar a que otros puedan educarse en valores es la mejor forma de construir un mundo mejor.
  • La humildad se basa en el hecho de que nadie lo sabe todo. Como seres humanos, nos movemos entre nuestros propios límites y debilidades; una persona humilde sabe que juntos somos más, y, por ello, se preocupa por el bien de todos los que le rodean.
  • Responsabilidad: A su vez, la responsabilidad adopta muchas facetas, desde aquella colectiva a la individual vinculada a nuestros deberes, compromisos y obligaciones con terceros. Quizá es uno de los valores humanos que más dificultad entraña, y para el que les recomendamos recordar siempre que la responsabilidad empieza en uno mismo.
  • Gratitud: Podíamos haber elegido otros valores, como la amistad, pero se sabe que la gratitud es, casi siempre, la mayor recompensa para el que da y el gran gesto del que recibe. Es tan simple y tan compleja en sí misma como agradecer a las personas que nos han ayudado o apoyado.
  • Perdón: A diferencia de la gratitud, el perdón no solo nos empodera como personas, sino que nos permite mostrar el camino correcto a aquel individuo que ha obrado mal con nosotros y quizá con terceros; con el perdón desistimos del castigo o la venganza frente a una persona que se comportó injustamente con nosotros.
  • Paciencia: Contraria al aquí y al ahora, la paciencia nos enseña a luchar por aquello que deseamos, a tolerar una incomodidad o una preocupación y a comprender que hay días buenos y días malos, pero pocos problemas sin solución.
  • Amor: Al igual que otros valores relacionados como la alegría u el optimismo, el amor es, muy probablemente, uno de los sentimientos más fuertes de un ser humano: ¡amor por el arte!, ¡por nuestros seres queridos!, ¡amor por lo que hacemos! Como valor humano, el amor es el motor que inicia el dar y el recibir, el convivir, el compartir, el respetar o el confiar.
  • Sinceridad: Como virtud, la sinceridad se traduce en vivir y relacionarse sin intenciones ocultas a través de nuestros actos o palabras. Se trata de uno de los valores morales por antonomasia, pues ser sincero con uno mismo nos lleva siempre a ser sincero con los demás.
La caja, corto animado sobre la Empatía y el Respeto a la Vida

Empatía: Asimismo, la empatía está muy relacionada con la sinceridad. Quien busca la bondad, la felicidad o la sinceridad con uno mismo, entiende que cualquier ser humano también vive en búsqueda constante de lo mismo. Por ello, la empatía, que nos ayuda a ponernos en la situación de nuestros semejantes, también nos ayuda a entenderlos, apoyarlos y ayudarlos cuando es necesario, que es lo mismo que nosotros deseamos.

La empatía es una característica innata del ser humano y si bien es cierto que existen personas que no necesitan esforzarse demasiado para ser empáticas, no todos tenemos la misma capacidad de hacerlo, pero eso no implica que no podamos ser empáticos. La empatía es una habilidad que deber de ser practicada todos los días para que pueda ser más fuerte y certera.

Fuentes:

La Práctica de los Valores en la Vida Cotidiana, Mercedes Pabón Ríos. Oficina de Ética Gubernamental de Puerto Rico Centro para el Desarrollo del Pensamiento Ético (CDPE).

Ayudaenaccion.org

Únete a la discusión

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menu